Científicos japoneses descubren la proteína de la “eterna juventud” (de www.ajuaa.com)

Me parece interesante esta aportación de www.ajuaa.com respecto a la proteína de la eterna juventud, espero que les guste, es cortito. 🙂

  • Científicos de la Universidad japonesa de Osaka han anunciado el descubrimiento de la proteína C1q, al parecer la responsable de los procesos de envejecimiento en el ser humano. Su estudio podría llevar a conocer mejor por qué nuestro cuerpo decae y, quizá, encontrar las vías para frenar esta tendencia.

 

  • Hasta ahora se creía que la función de esta proteína era solamente contribuir en la formación del sistema inmune, sin embargo, su alcance va mucho más allá y se encuentra directamente relacionado con el envejecimiento de las células.

 

Asimismo, los investigadores aseguran que una vez que se descifre a cabalidad el modo de operar de la C1q, este conocimiento podría traducirse en el alargamiento de la vida, algo que por ahora es totalmente inalcanzable porque al desactivarla las defensas naturales del cuerpo corren la misma suerte. El problema es encontrar una manera de apagar un proceso pero dejar el otro encendido.

En http://www.uco.es/grupos/inmunologia-molecular/inmunologia/tema13/etexto13.htm, encontré esta descripción:

Factor C1

El factor C1 está compuesto por tres subunidades proteicas (q, r y s), que en el momento de la activación del complemento se unen entre sí por enlaces dependientes del Ca++ formando un complejo constituido con una unidad de C1q, 2 de C1r y 2 de C1s (C1qr2s2).

La molécula C1q es una proteína con dos partes bien diferenciadas, globular y fibrilar. Parece ser que en las porciones globulares se encuentran los sitios de combinación con el anticuerpo con los que se une  solo cuando éste está unido al Ag. Las porciones fibrilares poseen una estructura química que guarda similitud con el colágeno, con gran cantidad de aminoácidos hidroxilados que unen disacáridos de glucosa y galactosa. El  complejo molecular C1q está integrado por 18 cadenas polipeptídicas organizadas en seis  subunidades idénticas.

Activación de C1

La subunidad C1q se fija al anticuerpo en los sitios de unión que son el dominio CH2 de la IgG y el CH3 y/o CH4 de la IgM). Este fenómeno es el primero que ocurre en la activación mediada por anticuerpos de la vía clásica del complemento y es el que pone en marcha la cascada de reacciones subsiguientes. El fragmento C1q va a activar a las dos subunidades C1r, que actuará sobre las dos C1s que, entonces, adquieren actividad de esterasa de tipo serina, responsable de iniciar las fases siguientes.

Para que se produzca la activación de C1q, éste debe estar unido por su región globular al menos a dos dominios de distinta fracción Fc. Esto implica que los anticuerpos, para activar al complemento, han de encontrarse con la disposición espacial apropiada que permita a C1q acoplarse a varios de ellos al mismo tiempo (complejos Ag-Ac dispersos sobre una  superficie celular pueden no llegar a activar el complemento). C1q, por otra parte, solo se une a inmunoglobulinas cuando éstas, a su vez, se encuentran unidas a sus antígenos y éstos están integrados en una misma superficie (membrana celular). Este concepto es importante para comprender por qué complejos antígeno-anticuerpo solubles no conectados con membranas, pueden convivir en el suero con los factores del complemento sin llegar a activarlos y que, por el contrario, si se activan cuando tales complejos quedan  atrapados sobre algún tejido, originando, en este caso, un proceso inflamatorio localizado.

La activación de C1q provoca que una molécula de C1r del complejo C1qr2s2 pierda por autocatálisis un trozo de bajo peso molecular, quedando activada. Esta molécula, a su vez, activa a la otra molécula de C1r. Las dos moléculas de C1r atacan a las dos moléculas de C1s liberando sendos trozos de bajo peso molecular y dejando expuestos sus dominios catalíticos.

La MBP (mannose-binding protein) es una molécula del grupo de las colectinas (proteínas con colas de colágeno y dominios globulares de tipo lectina). Esta proteína reconoce carbohidratos en distintos gérmenes, lo que le permite unirse a ellos y tiene la capacidad de sustituir a C1q en la activación de C1r y C1s, pudiendo iniciar de esta forma la vía clásica. A su vez, la MASP (MBP associated binding protease) es una proteasa de tipo serina que puede sustituir a C1r y C1s en la activación de la vía clásica. Estos resultados han determinado que algunos autores hablen de una tercera vía de activación del complemento: La Vía de la Lectina.

Mi comentario:

En lo particular, considero que lo mejor es llevar una vida saludable, haciendo ejercicio, comiendo lo que el cuerpo necesita de acuerdo a nuestra edad, sin excedernos ni limitarnos, tomando suficiente agua y disfrutando cada momento que vivimos, para mi la eterna juventud no es verte siempre de 15 ó 20, si no disfrutar tu vida día a día aceptando tu edad, apreciando todo lo que tu cuerpo puede hacer aún cuando ya tengas más de 75.

Hasta el siguiente retwit, felices días 🙂

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s